organizacion-en-casa

Rutinas diarias que mejorarán el orden en tu hogar

Los textiles de hogar pueden hacer que la casa sea mucho más agradable y acogedora, pero sino hay orden, no habrá cortinas, colchas o fundas de sofá que puedan obrar la magia. El orden es muy importante en el hogar y, a veces, conseguirlo es solo cuestión de algunas rutinas muy sencillas.

Por eso, en esta ocasión, no vamos a hablar tanto de los textiles del hogar como del orden, que permita que luzcan en todo su esplendor y que consigan que se vea la casa tan bonita como nos gusta.

Rutinas al llegar a casa

Es muy recomendable cambiarse de ropa y de calzado al llegar a casa, así se estará más cómodo y además se evita manchar el suelo o las tapicerías. Por eso, es bueno tener un lugar en el que dejar el calzado y el abrigo nada más llegar, sobre todo, en invierno. Un armario en el pasillo es una gran herramienta, pero si no se dispone del mismo un perchero y un banco para descalzarse pueden valer.

Hay que tener pensado también, el lugar para dejar el material de trabajo o la bolsa de los libros del colegio. No vale dejarlo en la entrada o tirarlo sobre la cama, sino que, hay que tener un espacio especialmente pensado para ello. ¿De qué vale tener una colcha bonita en la cama si luego no se ve con todo lo que se deja encima?

Rutinas en el baño

Uno de los momentos en los que más se suele desordenar la casa es cuando todo el mundo se ducha a la vez y queremos correr para dejar sitio. Por eso, es fundamental tener unas rutinas sencillas en la ducha y un orden establecido en el cuarto de baño.

Para empezar, es buena idea que haya en el cuarto de baño un cubo para la ropa sucia. Así, al desnudarse, ya se puede echar al cubo todo lo que sea para lavar, y ya se estará quitando de en medio ropa que, de otro modo, puede acabar quedando en una pila, así como las toallas mojadas.

Los cestos de mimbre o similares siempre son una buena alternativa en el cuarto de baño para guardar cosas grandes, como el secador del pelo, las pinzas, etc. Estas últimas ocupan mucho sitio en los cajones, los cuales es mejor reservar para aquellos elementos pequeños, como los productos de maquillaje.

Colocar en el interior de los cajones piezas para ordenar y para poder colocar cada tipo de artículo en un apartado siempre ayuda a dejar todo en su lugar, de manera rápida, y localizarlo sin tener que buscar por todos los lados. En el caso de los niños, una buena idea es que sus espacios en el cajón sean de un color determinado, para que puedan identificarlos rápidamente y sepan dónde tienen que dejar sus cosas.

Rutinas antes de acostarse

Por la noche, siempre estamos un poco más relajados que por la mañana y por eso es el mejor momento para asegurarse de que todo queda en orden y bien organizado. Colgar la ropa que nos hemos quitado y no es para lavar o dejar preparada la ropa del día siguiente son cosas que nos llevan muy pocos minutos, pero que ahorran tiempo por la mañana y evitan que acabemos sacando varias cosas del armario y dejándolas fuera mientras decidimos qué ponernos.

Acostumbrarse a dejar ordenada cada habitación por la que se pasa antes de acostarse también ayuda a que la casa esté en orden. Tener espacios de almacenamiento en la sala de estar te permite dejar muchas cosas que te gusta usar, pero que no quedan bien sobre la mesa o los muebles, como las mantas para ver la tele. Los puff, que permiten guardar cosas en su interior, o los sofás con arcón, son buenos ejemplos de sitios para guardar este tipo de cosas y que la sala se vea siempre ordenada.

rutinas-diaras-hogar

Implica a toda la familia

Toda la familia debe de implicarse en el orden en el hogar. Los niños también, incluso si son pequeños. Enseñarles a recoger sus cosas cuando acaban de jugar y se van a la cama es una forma de potenciar que sean adultos ordenados.

Para los niños funcionan muy bien los contenedores de gran tamaño, ya que, les permiten meter todas sus cosas dentro sin tener que preocuparse por que guarden un lugar específico. Así, aprenden primero a recoger, y más adelante podrán pasar del contenedor de juguetes a una estantería, que necesita un poco más de implicación.

No debemos de olvidar que los niños no hacen tanto lo que les enseñamos con las palabras como lo que les mostramos con hechos, así que si queremos que tengan su habitación recogida es bueno que vean que el resto de la casa también lo está.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Su información personal ingresada en este formulario de contacto será utilizada únicamente para el procesamiento de su solicitud. Al finalizar ésta, su información personal será guardada. Se puede encontrar más información dentro de nuestra Política de Privacidad.