cambia-decoracion

Enamórate de nuevo de tu hogar, renovando los textiles

¿Has experimentado alguna vez la sensación de que te aburre tu casa? Si es así no te preocupes, es algo normal y a todos nos ha pasado en alguna ocasión. Antes, lo habitual era decorar la casa cuando la pareja se casaba y esa decoración era la que les acompañaba para toda la vida. Solo se cambiaba un mueble si rompía por algún accidente o mal uso.

Pero hoy, la manera de entender la casa ha cambiado y hay modas que hacen que nos apetezca renovar y cambiar muchos aspectos del hogar. Evidentemente, no vamos a cambiar los muebles de la casa cada temporada, pero para quienes les gusta que todo cambie de aspecto, renovar los textiles es la mejor solución cuando la decoración ya comienza a aburrir.

Un truco para que tu decoración te aburra un poco  menos es cambiarla, usando una para el verano y otra para el invierno. Además, podrás utilizar textiles más adecuados a cada temperatura. Como solo estará puesta unos meses, no te cansarás de ella y podrás aprovecharla varias temporadas ya sea total o parcialmente.

Renueva tu salón de cara al otoño

Si quieres darle un aire nuevo a tu salón lo primero que tienes que cambiar son las cortinas y las alfombras. Si modificas estas dos cosas la habitación se verá ya muy diferente. Para el verano apuesta por las cortinas finas, estilo visillo y durante el invierno por los cortinones gruesos.

cortina-zanzibar-canete

En cuanto a las alfombras, para el invierno las de lana o cualquier alfombra de pelo puede resultar perfecta mientras que en verano o bien se apuesta por dejar el suelo al descubierto o bien por colocar alfombras de tejidos naturales, como el sisal o el bambú.

Y, tras esto, cabe preguntarse qué es lo que más destaca en el salón tras estos dos textiles. Y la respuesta, en la mayoría de los hogares, es el sofá. Cambiar el sofá con frecuencia no es factible, y menos si se quiere variar cada temporada, pero sí se pueden usar fundas para sofá para crear ambientes muy diferentes. Colores claros y frescos para el verano y otros tonos más oscuros para el invierno.

En verano puedes completar la decoración del sofá con algún fulard mientras que en el invierno puedes utilizar mantas plaid. Las fundas de los cojines pueden cambiarse en función de la decoración elegida cada temporada.

Una habitación perfecta para el nuevo curso

Y sin con estos pequeños detalles logras volver a enamorarte de tu salón, tu habitación también puede renovarse con unos pequeños detalles relacionados con los textiles. La base vuelve a ser cambiar las cortinas, que son una pieza fundamental de la decoración.

Una vez que se han escogido cortinas más gruesas o doble cortina para la habitación llega el momento de elegir la colcha o la funda nórdica para la cama. En verano puedes apostar por las colchas bouti o las colchas de verano mientras que en invierno son más recomendables los edredones o las fundas nórdicas. En cualquier caso, encontrarás muchos modelos en nuestro catálogo para que escojas los que mejor se adapten a tu habitación.

cubrecama-korseon-revert

Un truco para poder combinar mucho mejor los textiles de tu habitación está en que las cortinas sean en tonos lisos, así siempre tendrás más juego a la hora de escoger los cobertores para la cama, que podrán tener diferentes estampados o pueden ser lisos en un tono en contraste.

No olvides que la pintura de las paredes es muy importante a la hora de elegir los textiles tanto de la sala como de la habitación y debes de tenerla en cuenta cuando hagas tus elecciones.

Tu cuarto de baño y tu cocina también pueden cambiar

Es cierto que el cuarto de baño y la cocina dependen más que nada de los alicatados y de los muebles escogidos que de los textiles. Pero esto no quiere decir que no puedan influir en la decoración aportando su toque.

Elementos como las cortinas, las toallas o los paños de cocina ayudan a darle un pequeño cambio a la decoración. En la cocina también tienen mucho protagonismo los manteles para la mesa, que muchas veces se dejan puestos todo el día como parte de la decoración y que, por tanto, hay que elegir con tanto cuidado como el resto de los elementos.

Apuesta por las toallas y paños de cocina más informales y coloridos para el verano y usa los tonos lisos para el invierno. Juega con las diferentes combinaciones que se puedan hacer con el color de los muebles de la cocina o de los azulejos del cuarto de baño y consigue así darle a estas habitaciones más luz o una imagen un poco más sobria dependiendo de lo que quieras conseguir en cada ocasión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *