Nórdicos de Pluma

Descubre todos los secretos de los nórdicos de pluma

! AVISO: esta publicación es de hace más de dos años. Los productos a los que pueda hacer referencia la publicación podrían no estar disponibles.
Rate this post

Los nórdicos de pluma son una de las mejores elecciones de cara al invierno. Permiten tener calor pero de una manera muy sana, ya que facilitan el moverse en cama con total tranquilidad y, además, se pueden elegir en función de la temperatura media del hogar. Esto hace que no haya que pasar ni calor ni frío porque la cama esté siempre a la temperatura óptima.

Combinados con fundas nórdicas o utilizados como mantas, los edredones nórdicos de plumas se pueden adaptar a cualquier estilo de habitación y a cualquier hábito a la hora de hacer la cama. Con la funda se consiguen los resultados más modernos y juveniles, aunque también se pueden encontrar fundas muy clásicas.

Con las fundas se pueden hacer las camas al estilo de los hoteles, una de las tendencias más de moda no solo porque es cómoda a la hora de acostarse y también la más fácil de hacer. Para bordar este estilo recuerda que la apertura de tu funda nórdica se debe de situar a los pies de la cama y se oculta bajo el colchón, algo que además sirve para que los pies no se queden al aire.

Si se quiere una cama con un aspecto más pulcro y tradicional, se puede usar el edredón como si fuera una manta, cubriéndolo con una bonita colcha. Así, se podrán tapar las almohadas y colocar encima los cojines dejando totalmente cubiertas las sábanas.

La pluma y el plumón

Normalmente hablamos de nórdicos de pluma para diferenciar de los edredones nórdicos con relleno sintético. Pero es muy importante diferenciar entre la pluma y el plumón. El plumón es mucho más pequeño que la pluma y es más esponjoso. Crece debajo de las plumas de las aves en la zona del pecho y de la barriga y proporciona mucho más calor.

Cuanto más porcentaje de plumón tenga un edredón, mayor será su calidad y también su ligereza. Un edredón de plumas puede pesar más que uno que tiene porcentaje de pluma y de plumón, pero ser este último el que resulta más cálido. El plumón es también más aislante, pero el punto débil es que resulta más caro. Por eso, un edredón que tenga un porcentaje de plumón tendrá un precio más alto que aquellos que solo tienen pluma.

¿Quiere esto decir que un nórdico de pluma en su totalidad no es de buena calidad? No, estamos hablando de un producto de abrigo de muy buena calidad, simplemente el plumón aporta menor peso y mayor transpiración. Un 10% de plumón es suficiente para conseguir muchas de las ventajas del mismo.

El peso de los nórdicos con mayor cantidad de pluma puede ser un punto a favor para aquellas personas a las que les gusta “sentir” las mantas, es decir, notar algo de peso en la cama ya que psicológicamente les da mayor sensación de calor.

¿Cómo saber qué nórdicos de pluma abrigan más?

Ahora ya sabes que un nórdico con plumón suele ser más caluroso que uno que solo tiene plumas. Pero comparando edredones de un mismo porcentaje, ¿cómo se sabe cuál dará más calor? La respuesta está en el peso por metro cuadrado, que viene indicado en la etiqueta. A esto se le conoce como gramaje. Cuanto mayor sea el gramaje, más cálido será el edredón.

No obstante, dado que muchos edredones no llevan los mismos porcentajes y pueden ser complicados de comparar, lo mejor es leer las recomendaciones del fabricante. En casi todos los nórdicos se nos señala para qué temperaturas están indicados. Y es que no es lo mismo dormir en una casa que no tiene calefacción o que no está habitada durante todo el año que hacerlo en una vivienda que tiene una alta temperatura incluso durante los meses más fríos.

El tejido exterior y los tratamientos

En este tipo de edredones lo primero que se mira es el relleno, pero esto no quiere decir que el recubrimiento no tenga importancia. Se recomienda que sea cien por cien algodón, para conseguir una mayor transpiración y suavidad. Además, debe de estar cosido de modo que las plumas se mantengan en sus espacios delimitados, evitando así que se concentren todas en una zona del nórdico mientras que otras áreas queden sin relleno.

También es importante ver qué tratamientos han recibido. Los más recomendables son los tratamientos antiácaros, ya que evitan muchos problemas de alergia. De hecho, hoy son muchos los que a pesar de tener alergia a los ácaros pueden dormir con los edredones de plumas tratados ya que los nuevos modos de higienizar estos nórdicos hacen que se minimicen los problemas de alergia.

No obstante, hay alternativas para quienes sufren estos problemas, por lo que si no quieres arriesgarte puedes ir a seguro y optar por un relleno nórdico sintético como los que también puedes encontrar en nuestro catálogo. Estos rellenos pueden ser utilizados sin problemas y son los más recomendados para quienes tienen asma o serios problemas de alergia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Su información personal ingresada en este formulario de contacto será utilizada únicamente para el procesamiento de su solicitud. Al finalizar ésta, su información personal será guardada. Se puede encontrar más información dentro de nuestra Política de Privacidad.

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Responsable

REVERT SEGURA, C.B.

Finalidad

Será utilizada únicamente para el procesamiento de su solicitud

Legitimación

Consentimiento del interesado.

Destinatarios

No se comunicarán datos a terceros.

Derechos

Derecho de acceso, de rectificación, supresión, oposición, así como otros derechos indicados en esta política de privacidad.



Información adicional

Puede consultar más información en Política de Privacidad de nuestro sitio web en: https://www.sedalinne.com/content/aviso-legal