Descubre el mejor día de la semana para cambiar tus sábanas

Sobre cambiar las sábanas, se ha llegado a decir de todo, desde los que llevan el tema al extremo y afirman que se deben cambiar todos los días, hasta aquellos que alargan tanto cuanto pueden la muda.

Nosotros nos inclinamos por elegir el día y la frecuencia en función de las circunstancias de cada persona.

Una vez a la semana durante el invierno

En invierno se suda menos durante la noche, por eso la ropa de cama dura más tiempo fresca y limpia. Para la mayoría de las personas un cambio a la semana es más que suficiente. Esto es así especialmente para quienes tienen el hábito de ducharse antes de meterse en cama.

Airea la cama a diario, sacude las sábanas y haz la cama siempre antes de salir de casa. Así, las sábanas estarán limpias, frescas y se mantendrán tensas y estiradas, lo que hará que la sensación de meterse en la cama sea todavía más agradable.

Si te gusta el olor a suavizante que tienen las sábanas cuando las lavas, puedes prolongarlo usando agua fresca de baño, preferentemente sin alcoholes. Con un spray pulveriza una pequeña cantidad en las sábanas antes de hacer la cama, y tendrás esa sensación de buen olor al meterte en la cama por la noche.

¿Cuál es el mejor día para cambiar las sábanas? Este detalle, va a depender de las costumbres de cada persona. Para muchos, el fin de semana es cuando se ocupan de hacer las tareas y de poner las lavadoras, por lo que es el mejor día. Pero si la costumbre es poner las lavadoras entre semana, será entonces el mejor momento para hacer el cambio.

Aumenta la frecuencia en verano

En verano todos sudamos más durante la noche y por eso las sábanas se suelen manchar más. Como además, en esta época del año la ropa seca con mucha facilidad, no da pereza ninguna cambiar la cama con más frecuencia.

Se recomienda cambiar la ropa de cama dos veces en la semana, por ejemplo los domingos y los miércoles. Si por casualidad se suda mucho durante una noche en concreto porque hace demasiado calor, se puede hacer un cambio extra.

Las sábanas de algodón cien por cien son las más frescas para el verano y las que mejor transpiran. Si las utilizas, la cama será más agradable y seca durante la noche, incluso cuando el calor hace que tengamos la sensación de estar derretidos en la cama.

La funda de la almohada, algo muy personal

El cambio de las fundas de almohadas debe de ser algo independiente del cambio del resto de la ropa de cama. Esto es así porque la mayoría de las personas sudan mucho más por la cabeza que por el resto del cuerpo, especialmente cuando duermen. Esto hace que la almohada pueda tener olor o pueda incluso coger cierto tono del sudor.

Cambiar la funda de la almohada ayudará a aumentar la sensación de limpieza al meterse en la cama. Para no olvidarte de cambiar las fundas de almohada compra varias fundas de un tono neutro, o a juego con tu funda nórdica. Acostúmbrate a hacer el cambio los domingos, miércoles y viernes, así, seguirás un orden constante y nunca te olvidarás de cambiar tus fundas de almohada.

Algunas personas, necesitan cambiar sus fundas cada día, durante el verano. No tiene que ser un problema y del mismo modo que mudamos de ropa interior se puede cambiar la funda de almohada para tenerla siempre limpia y con un buen olor, lo que ayudará a facilitar el descanso.

Para intentar que las fundas de almohada duren más tiempo frescas es recomendable no cubrirlas con la colcha, sino dejarlas al aire y girar la almohada todos los días.

Cuando las hormonas se revolucionan

Hay momentos en la vida de las personas en las que el olor corporal varía debido a los cambios hormonales. Este caso suele suceder durante la adolescencia, en el paso de niños a adultos. La evolución que se produce en sus cuerpos afecta en todos los sentidos y, además también se producen cambios en el olor.

Si es el caso, tocará mudar la cama con mayor frecuencia cuando se suda durante la noche. Este tipo de reacción, también también ocurre con las mujeres adultas, cuando llegan a la etapa de la menopausia. Los sofocos nocturnos, pueden hacer que las sábanas se empapen con más frecuencia y haya que cambiarlas varias veces en la semana.

En ambos casos y al menos mientras las hormonas no se estabilicen, es recomendable el uso exclusivo de sábanas de algodón cien por cien, que ayudará a que la cama esté más seca y resulte más agradable durante la noche.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Su información personal ingresada en este formulario de contacto será utilizada únicamente para el procesamiento de su solicitud. Al finalizar ésta, su información personal será guardada. Se puede encontrar más información dentro de nuestra Política de Privacidad.

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Responsable

REVERT SEGURA, C.B.

Finalidad

Será utilizada únicamente para el procesamiento de su solicitud

Legitimación

Consentimiento del interesado.

Destinatarios

No se comunicarán datos a terceros.

Derechos

Derecho de acceso, de rectificación, supresión, oposición, así como otros derechos indicados en esta política de privacidad.



Información adicional

Puede consultar más información en Política de Privacidad de nuestro sitio web en: https://www.sedalinne.com/content/aviso-legal