5 consejos para dormir mejor en invierno

Para dormir bien durante el invierno es imprescindible contar con una buena temperatura tanto en la habitación como en la cama. Para eso la ropa de cama que se elija tiene mucha importancia, pero también la tienen otros hábitos diarios que pueden ayudarnos, y mucho, a descansar mejor incluso en las noches más frías del año.

Vamos a ver algunos consejos para lograr un buen descanso, siempre al calor de una cama acogedora y que nos ofrezca suavidad y una temperatura saludable, permitiendo la transpiración para evitar la humedad.

1) No abuses de la calefacción durante la noche

Aunque seas muy friolero, lo más recomendable es no tener puesta la calefacción por la noche o que esta esté siempre a una temperatura que no supere los quince grados. Es preferible abrigarse más con sábanas y mantas a tener excesivos grados en el ambiente que no se pueden combatir con nada.

El calor no solo no ayuda a dormir, hace que se sude más, lo cual impide descansar con placidez. Es preferible quitar una manta en mitad de la noche a estar sudando sin poder hacer nada para refrescarse.

2) Toma algo caliente ya en la cama

Una infusión relajante o un vaso de leche caliente te ayudarán a empezar a dormir. No solo porque tanto la leche como ciertas hierbas como la manzanilla o la hierba luisa son ideales para descansar mejor, sino porque te ayudarán a calentar el cuerpo y te predispondrán al sueño.

Está demostrado que ciertos rituales antes de dormir nos ayudan a que el sueño acuda con mayor facilidad. Leer media hora y tomarse un vaso de leche calentito pueden ser dos buenas formas de desconectar de todo lo que se ha hecho a lo largo del día y preparar el cuerpo para un buen descanso nocturno, al calor de una ropa de abrigo que nos permita aislarnos por completo de todo.

3) Usa sábanas coralina

Las sábanas de coralina son muy suaves, el tacto es extremadamente agradable pero además tienen una ventaja muy importante respecto a las de algodón o a las acrílicas y es que nada más meterse en cama, ya se nota el calor.

No hay que calentar la cama con el cuerpo, algo que a muchas personas les lleva tiempo y hace que se aprieten y se encojan, lo que les lleva a dormir en posturas incómodas que causan contracturas. Otras, una vez que notan el frío en los pies, ya no pueden entrar en calor y no duermen como deberían.

Las sábanas de coralina también tienen otra ventaja sobre las térmicas tradicionales, como las sábanas de los pirineos y es que no hacen bolitas. Aunque, como todas las sábanas, es recomendable lavarlas antes del primer uso, no hay riesgo tampoco de que suelten pelusas durante los primeros usos.

4) ¿Eres de los que se destapan de noche?

Si es así, debes de dormir con un pijama grueso y quitar ropa de cama. Así, aunque tires la colcha al suelo durante la noche no pasarás frío. Pero, si por el contrario eres de los que no se mueven de debajo de las mantas durante toda la noche, la mejor opción es usar un relleno nórdico de calidad y evitar el pijama o ponerse uno fino.

El calor que desprende el propio cuerpo se acumula bajo el nórdico y proporciona la mejor temperatura para dormir a gusto toda la noche. Por eso, si duermes con un relleno de este tipo se recomienda usar pocas prendas de abrigo.

5) Combate la humedad en la habitación

Si vives en una zona muy lluviosa es posible que en tu casa haya algo de humedad, especialmente si es un piso que tiene muchos años o no tiene un aislamiento demasiado bueno. Evidentemente, la mejor solución siempre es cambiar las ventanas por unas que mejoren el aislamiento y realizar las obras precisas para que las paredes no dejen pasar la humedad, pero esto no siempre es posible.

Lo que sí está al alcance de todos es ventilar con sentido común y utilizar un deshumidificador. Abrir las ventanas y ventilar la casa es importante, pero no es necesario que estén todo el día abiertas, ni siquiera que lo estén durante horas. Diez minutos es más que suficiente para renovar el aire de un dormitorio y de esta forma se evita que entre más humedad.

Poner un deshumidificador en la habitación varias horas al día no solo te ayudará a que no haya humedad, sino que la temperatura ambiente será mucho más agradable. En zonas templadas incluso puedes evitar muchas horas de calefacción. Al meterte en cama, no tendrás esa sensación tan desagradable de que está húmeda y fría. Una sensación que muy a menudo se mete en los huesos e impide dormir bien.

Viste tu mesa camilla rectangular con estilo

Las mesas camilla vuelvan a ser tendencia. Realmente, nunca se han ido de todo, pero ahora parecen volver con fuerza. Aunque la  moda cambia y ya no se trata tan solo de las mesas camillas redondas, ahora se encuentran con más formas, como cuadradas, rectangulares y ovaladas.

Todas estas mesas es cierto que ya existían en el pasado, pero no eran tan habituales. Ahora, son precisamente esas formas menos ortodoxas las que más éxito están teniendo entre las nuevas generaciones, quizás porque las vean un poco menos tradicionales y les parezcan más originales e innovadoras.

Comprar una falda mesa camilla rectangular es ahora fácil. Si antes era más complicado encontrarlas o había que comprar la tela y coserlas, ahora ya se encuentran confeccionadas con mucha facilidad.

Os vamos a ofrecer algunos consejos para elegir con éxito la falda de la mesa camilla, el tapete que la decore encima y también sobre la manera de colocar los adornos sobre la misma para conseguir el mejor efecto y lograr que se vea realmente elegante y con mucho estilo.

Por cierto, las mesas camillas rectangulares de pequeño tamaño son perfectas para usarse a modo de mesilla, permitiendo una decoración muy original y con cierto aire vintage muy de moda actualmente.

Primero, escoge la falda para tu mesa camilla

Escoger la falda para la mesa camilla rectangular es quizás la tarea más importante ya que va a ser lo que más quede a la vista. Nuestra recomendación es optar por las faldas lisas para que luego se puedan combinar con tapetes estampados, que al ser más pequeños quedan muy bien y no se hacen recargados.

A la hora de escoger el color de la falda de la mesa camilla hay que tener en cuenta el resto de la decoración de la habitación. No tiene por qué ser un coordinado con nada, pero tiene que ir dentro de una gama de tonos y no puede quedar mal con la ropa de cama, con las cortinas o con las paredes. En caso de dudas puedes optar por tonos neutros como el color perla o el beige claro que suelen ir bien con cualquier tipo de decoración.

Si quieres que haga juego con tu ropa de cama aunque no sea idéntica, quizás tendrás que comprar más de una falda, sobre todo si cambias de tonos en verano y en invierno. Tener más de una falda te ayudará a conseguir aires distintos para tu habitación y no te supondrá una gran inversión.

Escoge un tapete decorado

Para escoger un tapete decorado tienes que tener en cuenta el tono de la falda que has elegido. Debe de ofrecer un cierto contraste, pero debe de encajar bien. Dado que el tono de la falda debe de estar a juego con la gama imperante en la habitación, si el tapete le sienta bien encajará bien con el conjunto del cuarto.

El tapete decorado es preferible que tenga forma cuadrada, ya que de esta forma quedará perfectamente encajado. Los tapetes cuadrados son perfectos para las mesas camillas rectangulares, pero también para las redondas. Por eso, en la mayoría de los catálogos son los únicos que se suelen ofrecer.

Si vas a poner adornos sobre la mesa camilla, algo muy normal, estos no deben de ser excesivos. El tapete debe de verse y debe de tener un cierto protagonismo. Una mesa camilla rectangular invita a colocar algunas cosas de tocador o una bonita colección de fotografías. En cualquier caso, evita que parezca el muestrario de una tienda escogiendo con mimo todos y cada uno de los objetos que irán sobre la mesa camilla y la situación de cada uno de ellos.

Faldas para mesa camilla a juego

Aunque durante muchos años los coordinados han estado fuera de los catálogos de moda porque se veían algo demasiado recargado y un punto desfasado, el estilo vintage ha hecho que vuelvan a ponerse de moda.

Las faldas para mesa camilla de la misma tela que las cortinas o que el edredón vuelven a ser tendencia. Si se le quiere dar un auténtico aire vintage, en lugar de tapete de tela se usaría la falda de la mesa camilla coordinada y, por encima, un bonito tapete de ganchillo al más puro estilo de nuestras abuelas.

Si se prefiere, también se puede utilizar el estilo coordinado pero de una manera discreta. En este caso, el faldón de la mesa sería en un tono liso y el tapete sería el que iría a juego con el resto de la ropa de cama o con las cortinas.

Para los coordinados hay que recurrir a los tonos claros y los estampados discretos, incluso los de tono sobre tono. De otra forma se puede acabar cayendo en un exceso que no solo no resulta elegante, sino que puede incluso rozar lo vulgar.

Descubre las fundas nórdicas más originales

Las fundas nórdicas están cada vez más solicitadas. Los rellenos de pluma, plumón o de acrílico se han convertido en una de las opciones más solicitadas para los meses de frío. Son muy ligeros, dan mucho calor y permiten hacer la cama con gran rapidez. Todo esto ha hecho que los más jóvenes hayan adoptado esta ropa de cama como su favorita de invierno.

Pero no solo los jóvenes prefieren las fundas nórdicas con sus rellenos, muchas personas se han ido rindiendo a ellos a pesar de que en un principio tenían ciertas reticencias, sobre todo por la forma de hacer la cama tan diferente que proponen. No obstante, las ventajas de las fundas nórdicas y sus bonitos diseños han acabado por pesar más que esos pequeños inconvenientes y hoy se pueden ver en dormitorios de todos los estilos.

En nuestra tienda online te ofrecemos una buena colección de fundas nórdicas originales para que puedas escoger las que mejor encajen con tu estilo. Tenemos las fundas más elegantes, también tenemos todas las tendencias de moda para este invierno, pero, además, te ofrecemos opciones que llaman la atención y que no dejarán indiferente a nadie que vea tu cama. Escoge las que más te gusten y disfruta de sus precios sin competencia.

Fundas con estampados muy originales

Los estampados son una de las cosas que otorgan más originalidad a las fundas nórdicas. Entre los estampados que nos han parecido más llamativos destacaríamos los siguientes:

  • Estampados estilo fotográficos: Llaman mucho la atención porque se trata de estampados perfectamente realistas. Son paisajes naturales, de animales o incluso de ciudades que están sacados de fotografías o que están basados en dibujos muy realistas que bien podrían parecer una imagen tomada con una cámara.
  • Estampados inspirados en Internet: El modelo Combi Redes de Estela es un perfecto ejemplo de esto que estamos diciendo, aunque hay muchas más opciones, como son los estampados que se basan en los famosos emoticones o en cualquier otra referencia al mundo de las redes sociales.
  • Estampados multicolor: Una de las opciones que más entra por los ojos. Multitud de colores que se mezclan en forma de mandalas o incluso en diseños rayados muy alegres y juveniles. Es una de las opciones que más gustan a los jóvenes, en el más amplio sentido de la palabra, ya que muchas veces se trata de ser joven de espíritu y de gustos más que de la edad que ponga la partida de nacimiento de cada uno.

Fundas nórdicas reversibles

Las fundas nórdicas reversibles son, con diferencia, las más prácticas de todas las fundas originales del mercado. Quizás no sean las que más llamen la atención por su diseño, ya que suelen tener un tono por cada lado, completamente liso. Pero sí que permiten jugar con los dos colores de muchas formas.

Se puede usar la funda nórdica por uno de los lados o por el otro según se quiera destacar un tono, pero también se pueden usar combinándolas con fundas de almohada a juego. Aquí, ya se pueden conseguir divertidas variaciones: las almohadas de un tono y el edredón de otro, todo en el mismo tono o incluso una almohada de cada color. Se puede jugar también con cuatro almohadas individuales para hacerlo todavía más divertido.

Las fundas nórdicas reversibles son totalmente unisex y muy juveniles. Encajan muy bien en las habitaciones de los más jóvenes o de personas solteras que quieran darle un aire muy desenfadado a su habitación, pero también son perfectas para dormitorios de matrimonio en los que se quiera destacar el color alegre de los tonos que suelen tener estas fundas. Quedan perfectas en los muebles blancos por el contraste que ofrecen.

Fundas nórdicas tricolores

Las fundas nórdicas tricolores son otra apuesta muy original. Este tipo de fundas tienen tres tonos diferenciados, uno para los pies de la cama, el cual es el más oscuro de todos; otro para la parte central de la cama, que es el más claro y por último un tono intermedio que quedaría en la parte superior, junto a las almohadas.

Estas fundas tienen un efecto muy elegante, ya que a primera vista incluso podría parecer que haya a los pies de la cama una manta doblada o un foulard. En algunos casos, pueden aparecer modelos que tengan un efecto degradado en tres tonos, una variedad de las fundas tricolores que puede resultar también muy atractiva.

Una de las características de las fundas nórdicas tricolores es que no suelen tener estampados. Son en tonos lisos dentro de una misma gama, lo que hace que destaquen por su sencillez, que les confiere una línea minimalista muy pura que encaja perfectamente con el estilo de cualquier habitación.

Precisamente por su sencillez encajan también en habitaciones de matrimonio, de hombre o de mujer e incluso en una habitación de adolescente.

Descubre todos los secretos de los nórdicos de pluma

Los nórdicos de pluma son una de las mejores elecciones de cara al invierno. Permiten tener calor pero de una manera muy sana, ya que facilitan el moverse en cama con total tranquilidad y, además, se pueden elegir en función de la temperatura media del hogar. Esto hace que no haya que pasar ni calor ni frío porque la cama esté siempre a la temperatura óptima.

Combinados con fundas nórdicas o utilizados como mantas, los edredones nórdicos de plumas se pueden adaptar a cualquier estilo de habitación y a cualquier hábito a la hora de hacer la cama. Con la funda se consiguen los resultados más modernos y juveniles, aunque también se pueden encontrar fundas muy clásicas.

Con las fundas se pueden hacer las camas al estilo de los hoteles, una de las tendencias más de moda no solo porque es cómoda a la hora de acostarse y también la más fácil de hacer. Para bordar este estilo recuerda que la apertura de tu funda nórdica se debe de situar a los pies de la cama y se oculta bajo el colchón, algo que además sirve para que los pies no se queden al aire.

Si se quiere una cama con un aspecto más pulcro y tradicional, se puede usar el edredón como si fuera una manta, cubriéndolo con una bonita colcha. Así, se podrán tapar las almohadas y colocar encima los cojines dejando totalmente cubiertas las sábanas.

La pluma y el plumón

Normalmente hablamos de nórdicos de pluma para diferenciar de los edredones nórdicos con relleno sintético. Pero es muy importante diferenciar entre la pluma y el plumón. El plumón es mucho más pequeño que la pluma y es más esponjoso. Crece debajo de las plumas de las aves en la zona del pecho y de la barriga y proporciona mucho más calor.

Cuanto más porcentaje de plumón tenga un edredón, mayor será su calidad y también su ligereza. Un edredón de plumas puede pesar más que uno que tiene porcentaje de pluma y de plumón, pero ser este último el que resulta más cálido. El plumón es también más aislante, pero el punto débil es que resulta más caro. Por eso, un edredón que tenga un porcentaje de plumón tendrá un precio más alto que aquellos que solo tienen pluma.

¿Quiere esto decir que un nórdico de pluma en su totalidad no es de buena calidad? No, estamos hablando de un producto de abrigo de muy buena calidad, simplemente el plumón aporta menor peso y mayor transpiración. Un 10% de plumón es suficiente para conseguir muchas de las ventajas del mismo.

El peso de los nórdicos con mayor cantidad de pluma puede ser un punto a favor para aquellas personas a las que les gusta “sentir” las mantas, es decir, notar algo de peso en la cama ya que psicológicamente les da mayor sensación de calor.

¿Cómo saber qué nórdicos de pluma abrigan más?

Ahora ya sabes que un nórdico con plumón suele ser más caluroso que uno que solo tiene plumas. Pero comparando edredones de un mismo porcentaje, ¿cómo se sabe cuál dará más calor? La respuesta está en el peso por metro cuadrado, que viene indicado en la etiqueta. A esto se le conoce como gramaje. Cuanto mayor sea el gramaje, más cálido será el edredón.

No obstante, dado que muchos edredones no llevan los mismos porcentajes y pueden ser complicados de comparar, lo mejor es leer las recomendaciones del fabricante. En casi todos los nórdicos se nos señala para qué temperaturas están indicados. Y es que no es lo mismo dormir en una casa que no tiene calefacción o que no está habitada durante todo el año que hacerlo en una vivienda que tiene una alta temperatura incluso durante los meses más fríos.

El tejido exterior y los tratamientos

En este tipo de edredones lo primero que se mira es el relleno, pero esto no quiere decir que el recubrimiento no tenga importancia. Se recomienda que sea cien por cien algodón, para conseguir una mayor transpiración y suavidad. Además, debe de estar cosido de modo que las plumas se mantengan en sus espacios delimitados, evitando así que se concentren todas en una zona del nórdico mientras que otras áreas queden sin relleno.

También es importante ver qué tratamientos han recibido. Los más recomendables son los tratamientos antiácaros, ya que evitan muchos problemas de alergia. De hecho, hoy son muchos los que a pesar de tener alergia a los ácaros pueden dormir con los edredones de plumas tratados ya que los nuevos modos de higienizar estos nórdicos hacen que se minimicen los problemas de alergia.

No obstante, hay alternativas para quienes sufren estos problemas, por lo que si no quieres arriesgarte puedes ir a seguro y optar por un relleno nórdico sintético como los que también puedes encontrar en nuestro catálogo. Estos rellenos pueden ser utilizados sin problemas y son los más recomendados para quienes tienen asma o serios problemas de alergia.

Mantas lisas: un cálido comodín en casa

Las mantas lisas son imprescindibles en todos los hogares. La versatilidad de este tipo de mantas permite realizar todo tipo de combinaciones y darles usos muy distintos ya que encajan bien prácticamente en cualquier parte. Sea en la cama, en el sofá o incluso en el suelo para que los niños puedan jugar sobre ellas, siempre se encuentra una función para estas mantas.

Las mantas lisas pueden ser muy elegantes si se escogen colores pastel o tonos como el crudo o el perla que siempre dan más seriedad y porte. Pero si se eligen en tonos más actuales, como los morados o azules pueden resultar muy juveniles. Al ser lisas se combinan perfectamente con otra ropa de cama y con cualquier colcha o edredón.

Disponibles en todos los tamaños, para usar en camas individuales o en camas dobles, estas mantas no pueden faltar en ninguna casa. Por eso las ofrecemos hasta en cinco medidas diferentes y en un total de veinte colores. Con toda esta variedad, es realmente difícil no encontrar alguna que nos guste y que encaje bien en cualquier hogar sin importar su estilo.

Mantas lisas para entretiempo

Las mantas lisas son perfectas para entretiempo, ya que son cálidas y agradables. Utilizadas cómo única ropa de abrigo en la cama y combinándolas con sábanas de algodón o de mezcla son perfectas para cuando refresca por la noche pero todavía no hace tanto frío como para utilizar un nórdico o para dormir con el edredón.

También se pueden utilizar cuando llega el frío, con una colcha o edredón por encima y combinándolas con alguno de los distintos tipos de sábanas térmicas, perfectas para aquellos que aprecian que al meterse en cama esta esté ya caliente. Es la opción ideal para personas que no necesitan mucho abrigo durante la noche o para casas en las que hay calefacción.

Las mantas lisas también pueden estar dobladas a los pies de la cama para poder usarlas como extra en las noches más frías, incluso por encima del edredón. O para cuando queremos tumbarnos sobre la cama para leer o para relajarnos un rato sin querer deshacerla por completo. Con la manta podemos taparnos y estar muy a gusto en cualquier momento del día.

Mantas lisas para tu habitación de invitados o para tu sofá

Las mantas lisas son la mejor opción para la habitación de invitados, ya que siempre van a combinar con todo. Es frecuente que en esta habitación acaben las colchas o edredones que ya no se usan en las habitaciones principales, sin embargo, tener alguna en tonos neutros que combinen con todo es una excelente elección para la habitación se vea siempre bien armonizada.

Otra opción es utilizar las propias mantas como si fueran colchas para la cama. En estos casos se recomienda comprarlas siempre un poco más grandes, para de este modo poder cubrir la almohada y que aun quede suficiente manta para que cuelgue por los lados y por los pies, en caso de que la cama no tenga pies que la oculten.

Las mantas lisas son también perfectas para los sofás. Pueden usarse como protectores para el mismo, teniéndolas siempre extendidas o colocarlas dobladas en el respaldo o en los laterales. Así, están siempre a mano para poder cubrirse con ellas cuando hace frío durante el invierno, ya sea para ver la televisión bien abrigado, para echarse a leer un rato o para dormir una merecida siesta al llegar a casa.

¿Por qué elegir mantas de tejidos sintéticos?

La microfibra, el poliéster o los tejidos acrílicos tienen una serie de ventajas respecto a las mantas tradicionales fabricadas con lana. Una de las más importantes es su peso. Mientras que una manta fabricada en lana es pesada, las realizadas en tejidos sintéticos son muy livianas.

Respecto al algodón tienen la ventaja de su gran resistencia a los lavados. Las mantas de algodón pueden encoger al lavarse pero este tipo de mantas permiten el lavado a máquina siempre que se hagan en un programa suave. El tacto de las mantas sintéticas es muy agradable, en muchos casos incluso tanto como el de las mantas de algodón.

Si además se confía en una marca de calidad se tiene la garantía de que las mantas no van desprender ni tintes ni otros químicos, por lo que no tienen por qué existir problemas relacionados con alergias. Muchas personas con problemas con las mantas de lana debido a que acumulan polvo o a que son alérgicos a la lana en sí misma toleran las sábanas acrílicas.

Para lavar y secar estas mantas hay que seguir siempre las instrucciones del fabricante, ya que no todas llevan los mismos componentes ni las mismas precauciones. Si se siguen estas instrucciones la manta estará impecable durante mucho más tiempo y podremos disfrutar de ella durante muchos inviernos.