Juegos de toallas que son como una caricia

Los juegos de toallas confieren personalidad al cuarto de baño. Es importante comprarlos de buena calidad para que sequen bien y sean suaves al tacto. En nuestro catálogo podrás encontrar una gran variedad de juegos de toallas para que puedas escoger los que combinen mejor con la decoración de tus baños.

Te ofrecemos algunos consejos para que sepas como elegir tus toallas y como acertar siempre en tus compras.

Compra juegos de toallas para tu hogar

Los juegos de toallas le dan a tu cuarto de baño una elegancia especial. Entrar en un cuarto de baño y ver todas las toallas iguales y bien dobladas ofrece sensación de orden y queda muy bonito. Por el contrario, ver las toallas desparejadas hace que se perciba como algo descuidado y desorganizado.

Las principales marcas de toallas ofrecen la posibilidad de comprar juegos en los que se suelen incluir toallas de diferentes tamaños. Aunque la medida puede variar según la marca, indicamos una de referencia bastante frecuente y en torno a la cual suelen estar todas las demás.

-Sábanas o toallas de baño. Son las más grandes y pueden tener una medida de 100×150 cm. Permiten envolverse totalmente al salir del baño. Muchas personas las prefieren a los albornoces. Su inconveniente es que debido a su tamaño tardan más en secar.

-Toallas de ducha. Tienen un tamaño aproximado de 70×140 cm y, aunque grandes, no lo son tanto como las sábanas. Son las más adecuadas para secarse a diario o para envolver el pelo mojado al salir de la ducha. También se suelen utilizar con los niños porque permiten envolverlos bien pero siendo más manejables.

-Toallas de lavabo o toallas de manos. Son las que se utilizan para el día a día en los lavabos. Con una medida de 50×100 cm se trata de toallas con un buen tamaño para secarse las manos.

-Toallas de tocador o toallas de cortesía. Se utilizan con frecuencia en cuartos de baño de invitados. También son las que se usan para limpiar la cara después de desmaquillarse, por ejemplo. Son pequeñas, 30×50 cm y en las casas en las que hay bidet suelen colocarse en el mismo.

Además del tamaño de la toalla también hay que fijarse en su peso y el material en el que están realizada. Las que mejor secan son las toallas de algodón cien por cien rizadas. A mayor peso, mayor calidad de la toalla que secará mejor y resultará más esponjosa.

Al lavar las toallas se deben de evitar los suavizantes, al menos las primeras veces, ya que no ayudan a que queden más suaves. Si quieres garantizar la máxima desinfección y suavidad añade un chorro de vinagre blanco de limpieza en el lugar del suavizante y verás qué diferencia. Por cierto, no te preocupes, no dará olor a tu ropa.

Crea tus propios juegos de toallas según tus necesidades

Una de las mejores opciones es la de crear los juegos de toallas a medida. Para eso solo tienes que ir a la sección de toallas sueltas y elegir, dentro de un mismo modelo, los tamaños que quieres y el número de toallas que te gustaría tener de cada tipo.

Por ejemplo, para un cuarto de baño de matrimonio puedes querer tener dos toallas de baño porque os encanta envolveros en grandes toallas al salir de la bañera, una de ducha para quién tenga el pelo largo y cuatro toallas de mano del mismo juego. De este modo, podréis cambiar más a menudo las toallas de lavabo, que se mojan con más rapidez y continuar teniendo el juego completo en el cuarto de baño.

Para el cuarto de baño de los niños quizás prefiráis tener una toalla de ducha por niño, porque por su tamaño son mucho más manejables para ellos y una toalla de manos de cada juego. Los niños suelen manchar mucho más las toallas, por lo que normalmente, se hace necesario cambiarlas todas a diario.

En un baño de invitados cada vez está más de moda tener toallas de cortesía de un solo uso que se depositan en un cestito para ese fin una vez que se han utilizado. Por tanto, unas cuantas toallas pequeñas todas en un mismo tono liso serían suficientes para esta estancia.

Este es solo un ejemplo, porque evidentemente cada familia es diferente y tiene sus características. Por eso, poder crear juegos de toallas propios es una buena manera de ahorrar dinero y de tener exactamente lo que se necesita. El cuarto de baño estará siempre impecable y con las toallas a juego y no tendremos que resignarnos a que en el lote vengan tamaños que no se utilizan en casa o que no haya suficientes de una medida en concreto.

Recuerda que actualmente está de moda combinar diferentes modelos de toalla en el cuarto de baño, utilizando dos juegos distintos, uno liso y otro estampado. Un detalle elegante y actual que quedará muy bien en el cuarto de baño.

Renueva tu sofá con la llegada del nuevo curso

Con el comienzo del nuevo curso se realizan muchos cambios en casa: se quitan las colchas de verano y dan paso a las de entretiempo que pronto dejarán a su vez lugar para los nórdicos. Y en algunos hogares se cambian también las cortinas.

Es el momento de renovar la ropa y muchas personas aprovechan para darle un cambio a la casa, moviendo muebles o realizando algunos ajustes y cambios. Por ejemplo, justo antes de comenzar el cursos y aprovechando que todavía hace buen tiempo es una buena ocasión para pintar la casa y comenzar el año escolar con una imagen más limpia y fresca.

Si decides pintar tu sala quizás quieras cambiar de color y el que te apetece poner no encaja muy bien con la tapicería o la funda de tu sofá. Es el momento de renovar tu sofá pero sin cambiarlo, buscando fundas de sofá ajustables que encajen con la nueva imagen de la sala.

Dale a tu sala un aire totalmente renovado

Una mano de pintura, un cambio en las cortinas y una funda de sofá diferente y la sala parecerá otra. ¿Te apetece darle un aire retro a la casa? ¿O quizás quieres darle una apariencia más pop con mucho color? Tal vez este año hay un bebé en casa y queréis que todo tenga unos tonos más suaves y relajantes para que se sienta muy a gusto en la sala de estar.

No importa cuál sea el cambio, incluso si este implica la llegada de una mascota, un pequeño cachorro que no va a respetar el sofá y que tenéis claro que queréis que se siente a ver la tele con vosotros… ¡Hay una funda de sofá ajustable para cada necesidad!

Lo mejor de estas fundas es que son fáciles de colocar y que se adaptan a todos los modelos, solo hay que escoger bien la medida y gracias a su tela elástica encajará perfectamente. Quitará es igualmente fácil, así que se podrá lavar tantas veces como sea necesario.

Renovar la sala no tiene por qué ser caro, por muy poco dinero puede verse distinta y mucho más acorde con las nuevas necesidades o con el cambio de look que deseabais ver en esta habitación.

Protege tu sofá para que esté siempre impecable

No tenemos que llegar al extremo que se ve en algunas series televisivas en las que los sofás tienen fundas de plástico para protegerlos de todo roce, pero cuando se compra un sofá de buena calidad y se quiere que dure, las fundas son la mejor solución.

Existen los partidarios de que cuando algo se compra hay que usarlo y lucirlo y que si se ha elegido un sofá con una bonita tapicería ¿por qué cubrirla mientras esté en buen estado? Otros, prefieren tenerla siempre protegida y lucirla solo en determinados momentos.

Pero entre unos y otros están los que simplemente son precavidos, como los abuelos que colocan las fundas cuando saben que sus nietos estarán en casa y se ahorran así el pasarse toda la tarde sufriendo por si cae comida en ellos o si los rozan con los zapatos.

Con las fundas se garantiza que el sofá estará perfectamente protegido cuando es necesario y se puede lucir la tapicería el resto del tiempo. Una manera de poder disfrutar con los niños y no estar padeciendo por lo que pueda pasarle a nuestros muebles favoritos.

Una segunda vida para tu sofá

Si tu sofá está viejo, rozado o simplemente la tapicería está muy anticuada las fundas pueden darle una segunda vida. Hay sofás que tienen ya mucho tiempo pero que son muy cómodos, realizan perfectamente su función y además tienen la medida perfecta para el espacio que ocupan, por lo que cambiarlos no es una opción.

Tapizarlos los deja como nuevos, pero es una opción muy cara y tarde o temprano volverán a estropearse. Las fundas son muy prácticas porque además pueden quitarse y lavarse, manteniendo el sofá siempre impecable y porque pueden variarse tanto como se quiera, cambiando de sofá cada vez que se renueve la habitación, pero sin cambiar realmente de mueble.

Y también fundas de sofá ajustables para chaise longue

El chaise longue se ha convertido en uno de los tipos de sofá más solicitados. Permite acomodarse muy bien para ver la tele o leer con el máximo confort aunque, no podemos negarlo, también es el origen de muchos conflictos y carreras para ver quién lo ocupa.

El problema de estos sofás es que hasta hace poco no tenían fundas que se adaptaran a su peculiar forma, pero ahora ya disponemos de una gran variedad de modelos. Echa un vistazo a nuestro catálogo y descubre lo fácil que es darle una segunda vida al sofá, independientemente de la forma que tenga.

Protege tu colchón de todo tipo de accidentes con un protector impermeable

Todavía muchas personas asocian el protector impermeable para los colchones con aquellas piezas plásticas de antaño que no dejaban dormir con el ruido que hacían y que solían dar tanto calor que hacían sudar durante toda la noche a los niños y a los mayores. Se asocian también con las camas de hospital, pero lo cierto es que las cosas han cambiado mucho.

Actualmente los protectores impermeables para colchones no tienen nada que ver con los de hace unos años. Son fundas suaves, cómodas, totalmente silenciosas y que se adaptan perfectamente al colchón tanto en sus versiones enteras como ajustables. Transpirables y agradables al tacto, no dan calor a la persona y no solo protegen al colchón, también ayudan a que la persona que duerme esté lo más seca posible.

Estos protectores serían una buena idea siempre y para cualquier cama, pero hay algunos casos en los que son más necesarios, incluso imprescindibles para poder mantener el colchón limpio y en buen estado.

El protector impermeable es imprescindible en la cama de los niños

Los bebés duermen con un pañal, pero este no garantiza que pueda haber fugas, especialmente si e niño ha bebido mucho durante el día. Al moverse en la cuna o en su camita, el niño puede descolocar el pañal y hacer que la orina se vaya a las sábanas.

Una vez que se les quita el pañal durante el día, los padres deben de enfrentarse al difícil reto de quitar el pañal nocturno. En esta etapa son muchos los niños que se hacen pipí en la cama varias veces antes de conseguir aguantar toda la noche. Incluso después, hay pequeños que continúan teniendo problemas durante años.

Si la orina llega al colchón este se mancha y se impregna de malos olores. Si esto ocurre solo una vez se puede limpiar, pero ni es sencillo limpiar por completo un colchón ni es algo que se pueda hacer continuadamente. Por eso, lo más inteligente es colocar un protector impermeable. Si el niño se orina durante la noche, el colchón estará protegido y no tendrá desagradables manchas.

En caso de accidente, los padres solo tendrán que cambiar las sábanas y mudar el protector. De otro modo, el colchón se mojaría con todos los inconvenientes que esto supone. Precisamente por esto, se recomienda tener al menos dos protectores por cama, pudiendo sustituir uno por otro en caso de que uno se manche o cuando sea necesario lavarlo.

También necesario en la cama de los padres

Muchos niños, durante la noche, tienen pesadillas y acuden a la cama de sus padres a pasar la noche. Es algo normal, pero si el pequeño tienen problemas de hacerse pis en cama puede acabar ocurriendo esto mismo en la cama de sus padres. Por eso, muchos adultos optan por utilizar un protector impermeable para su colchón.

Eligen un modelo muy transpirable para que ni ellos ni el colchón sufran las consecuencias de la acumulación de la humedad. Estos protectores no solo van a proteger el colchón de las posibles pérdidas de orina del niño, también lo harán de las manchas de sudor que muchas veces aparecen en los colchones, especialmente si una personas es muy propensa a sudar durante la noche.

Este problema no tiene nada que ver con la higiene, ya que aunque la persona se duche antes de acostarse, una vez en cama sudará. Incluso cambiando las sábanas con mucha frecuencia se corre el riesgo de acabar causando manchas en el colchón.

El problema del sudor ocurre en algunos adultos pero es especialmente frecuente en los niños, muchos de los cuales sudan copiosamente durante la noche. Sin un protector es fácil que el colchón acabe con manchas amarillentas causadas por la transpiración.

Protector impermeable para personas mayores

Los ancianos que deben de permanecer encamados durante gran parte del día también necesitan de los protectores impermeables para garantizar un colchón limpio y una cama muy cómoda. En estos casos hay que comprar un protector de muy alta calidad, ya que se va a utilizar durante muchas horas al día.

Si el protector no tiene una alta transpiración la persona podría acabar en un ambiente húmedo que favorece la aparición de heridas en la piel y también de hongos. Además de mudar la cama con frecuencia y utilizar una sábana transversal a mayores de la bajera, el anciano debe de tener un buen protector en su colchón que le garantice comodidad y que no perjudique su piel delicada.

En caso de personas mayores que no están encamadas pero que tienen problemas de incontinencia urinaria, estos protectores también estarían muy recomendados. Al igual que sucede con los niños, estos protectores impiden que un pequeño problema nocturno pueda acabar siendo un desastre para el colchón.

Toallas de playa infantiles: a la playa con sus mejores amigos

Las toallas de playa infantiles están especialmente pensadas para los niños tanto en lo que concierne a su tamaño como a sus diseños. Los niños se sienten más a gusto con aquellas toallas en las que aparecen sus personajes favoritos. Les encanta que su ropa y sus complementos cuenten con estos estampados y por eso, en nuestro catálogo ofrecemos toallas infantiles para la playa con la imagen de los Minions o de otros personajes Disney.

Son toallas divertidas, que los niños identifican fácilmente como suyas y que les encantan, haciendo su día de playa todavía más divertido al poder compartirlo con los que son sus mejores amigos y sus personajes de la tele favoritos.

A los mayores, estas toallas también les convencen por su gran calidad y por su facilidad de lavado y secado. Unas toallas que mantienen sus colores intactos durante mucho tiempo y que pueden seguir el ritmo de los pequeños de la casa, que no dudarán en llenarlas de arena, salitre, cloro e  incluso de los restos de su merienda.

En tamaño 70x140cm, más pequeñas que las toallas de adulto, para que el niño se sienta más cómodo. Una toalla de adulto estándar tiene unas medidas de 80×170 cm. Al ser más pequeña, la toalla infantil puede ser manejada fácilmente por el niño que podrá cargarla, extenderla o envolverse en ella con total comodidad.

Cada modelo está disponible en un color único y ofrecemos diferentes personajes para que cada niño pueda elegir a sus favoritos.

Toallas de playa y responsabilidad infantil

Las toallas de playa infantiles con personajes que los niños adoran son vistas muchas veces como un juguete y esto es aprovechado por los padres para tratar del tema de la responsabilidad infantil, según la edad del niño:

  • Dado que estas toallas suelen gustar mucho a los niños es una forma de que comiencen a hacerse responsables de sus cosas y que se encarguen de cargarlas al ir a la playa y al volver. Así, sabrán que tienen que estar pendientes de sus pertenencias, aunque siempre haya la supervisión de un adulto.
  • Con sus toallas los niños aprenden a delimitar su espacio en la playa o en la zona de piscina y también a respetar el de los demás. Entenderán fácilmente que su toalla es para ellos y que igual que no quieren que otros la pisen no deben de jugar encima de las de otras personas. Una manera fácil de que entiendan la limitación de los espacios en lugares en los que hay mucha gente.
  • Muchos padres también aprovechan el tema de las toallas para inculcar orden a los niños. Les explican cómo colocar sus zapatos o la merienda y otras cosas que hay que proteger de la arena. Para ellos es como un juego con el que van aprendiendo a tener sus cosas ordenadas y no perderlas en la arena.

Consejos para que las toallas de playa estén como el primer día

 

Las toallas de playa de nuestro catálogo son principalmente de microfibra. Esto permite que sean toallas muy suaves, que se puedan secar en la secadora y que se mantengan siempre como el primer día. Pero para que se vean impecables hay que seguir algunos consejos importantes:

  • Cuando se usan en la piscina y en la playa hay que lavarlas siempre. El agua de la piscina contiene cloro, el cual si se deja en la toalla durante mucho tiempo puede acabar dañando el color. Lo mismo ocurre con el salitre del mar. No es necesario lavar las toallas con lavados largos de cada vez que se usen, pero un programa muy corto es adecuado para que se eliminen todos estos restos.
  • El suavizante no es amigo de las toallas. Es habitual creer que si se echa mucho suavizante en la colada todo quedará más esponjoso y suave, pero no es así. Los suavizantes contienen siliconas que acaban recubriendo los tejidos de microfibra y que afectan a sus propiedades. La microfibra es de por sí muy suave y no necesita de adictivos.

Un poco de detergente (sin utilizarlo en exceso) es suficiente para garantizar una buena higiene de la toalla. Tampoco es necesario utilizar agua caliente. Lavado corto, agua fría y poco detergente son las claves de un buen lavado de toalla de playa.

  • Utiliza secadora. Si tienes una secadora úsala para las toallas de microfibra. Verás que esponjosas quedan. El aire caliente de la secadora hace que las fibras se separen correctamente y que la toalla esté impecable.

Si no se dispone de secadora hay que secarla al aire, que no es lo mismo que hacerlo al sol. El secado al sol puede hacer que la toalla se ponga dura y rasque. Para evitar eso hay que colgarla de modo que no de directamente el sol sobre ella.

Cortinas y visillos: Cortinas de ollaos

Las cortinas y visillos son fundamentales en cualquier hogar. Visten las habitaciones, aportan calidez y son también una estupenda manera de decorar la casa. Las cortinas de ollaos son las favoritas actualmente. Se trata de cortinas con ojales de diferentes materiales: plásticos, metálicos o de madera, que se cuelgan de barras. Por su hechura, la parte superior de la cortina cubre el espacio entre la barra y el techo y el resto cuelga hasta el suelo, proporcionándole el largo que se desee.

Cortinas y visillos, las modas cambian

En la ropa de casa, como en todo lo demás, las modas cambian. Por ejemplo, actualmente vuelven a llevarse estampados y colores de los años setenta, ya que lo retro está de moda. Sin embargo, cambian totalmente los materiales y la manera en la que se usan, adaptándose a los nuevos tiempos.

Los pesados cortinones combinados con visillos han dejado paso a otras opciones más cómodas y mucho menos laboriosas, como las cortinas con dos capas. Y los rieles dobles con distintos sistemas según la cortina han sido sustituidos por dobles barras mucho más fáciles de instalar.

Las telas son cada vez más resistentes y aunque en tacto y apariencia puedan imitar a los tejidos más delicados, en muchos casos permiten su paso por la lavadora. Incluso hay telas para cortinas tipo estor que pueden limpiarse con un paño húmedo sin tener que desmontarse.

La sencillez se impone en los hogares modernos

No solo las modas han cambiado, el ritmo de vida de los hogares modernos es totalmente diferente. Hoy ya no es habitual que la mujer esté en casa y dedique horas y horas a la limpieza del hogar. El trabajo se reparte entre ambos miembros de la familia y los dos tienen claro que quieren una casa donde vivir, y no vivir para la casa.

Por eso, las opciones más cómodas y más fáciles de mantener triunfan ante las que en muchas ocasiones se vivieron en casa de los padres. E incluso estos aprenden de los hijos y convierten sus hogares en sitios mucho más cómodos y prácticos.

Un buen ejemplo son las cortinas de ollaos. Estas tienen algunas ventajas muy importantes respecto a las cortinas de rieles típicas:

  • Se venden con medidas estándar. No hay que comprar la tela y confeccionarlas sino que ya las venden en medidas que se adaptan a prácticamente cualquier ventana. Evidentemente, esto hace que el precio sea mucho menor. Además, una vez elegidas unas cortinas solo hay que comprarlas y colocarlas, no hay que esperar a coserlas.
  • Son mucho más fáciles de colocar. Se ponen y se quitan de la barra con total facilidad, sin ganchos metálicos ni nada más que pueda complicar las cosas. Normalmente, cuando se lavan se cuelgan húmedas, recién salidas de un lavado corto y frío y de este modo, por su propio peso, secan totalmente estiradas sin necesidad de plancharse.

En cualquier caso, no todas las telas son iguales y siempre hay que seguir las instrucciones del fabricante, ya que algunas cortinas pueden ser más delicadas y deben de ser limpiadas en seco acudiendo a una tintorería.

  • Se cambian con facilidad. Si se quiere variar de modelo de cortina según sea verano o invierno es muy fácil hacerlo con este tipo de cortinas. El ser más baratas también es una facilidad añadida para poder contar con más de un juego. Por ejemplo, se pueden colocar unas cortinas más tupidas para el invierno, que ayuden a que no pase el frío y otras más finas en verano que dejen pasar la luz del sol.

Combinar sí, coordinar ya no es necesario

No hace tantos años lo habitual era que al comprar un edredón este fuera el que se utilizaba durante todo el año. Muy a menudo se optaba por el coordinado con la misma tela. Se escogía un visillo y el cortinón iba a juego con el edredón de la habitación y también con los cojines.

Hoy, se opta por combinar colores, por supuesto, pero coordinar ya no solo no es necesario sino que a menudo se evita porque no es algo que esté de moda. Además, los tiempos en los que la cama contaba con un único edredón ya han pasado también a la historia.

Lo habitual hoy es que la gente más joven haya optado por los nórdicos y dispongan de diversas fundas. En verano, las colchas bouti o las colchas de algodón se convierten en las protagonistas de los dormitorios con sus estampados alegres y llenos de color.

Por supuesto, se busca que los colores de paredes, muebles, cortinas y ropa de cama vayan dentro de una misma gama o que queden bien juntos. Pero no es necesario repetir las mismas telas y estampados en edredones, cortinas, cojines o en fundas de mesas camillas.