Novedades en ropa de hogar para este otoño

Este año las tendencias vienen marcadas por la gran cantidad de colores que hay en los catálogos de moda. Tantos que puede ser una pequeña locura saber cómo combinarlos o qué elegir para cada habitación de la casa. Por eso, además de comentar qué novedades más destacadas vamos a ver en los catálogos de otoño, también vamos a dar algunas claves sobre cómo conseguir decorar la casa sin acabar cayendo en mezclas de tonos que no deberían de darse.

Los consejos básicos para la sala de estar y para el dormitorio vienen marcados por las principales tendencias en ropa de cama y textiles para el hogar en general.

Para tu sala de estar

Las fundas para los sofás están de moda porque permiten variar tanto como se desee sin tener que cambiar los muebles. Cambiar cortinas puede ser relativamente fácil, pero no vamos a cambiar un sofá cada vez que queramos renovar la sala de estar y adaptarla a los tonos de la temporada.

Por eso, si eres de esos fashion-victims que necesitan adaptar su casa a los colores de la temporada, las fundas para sofás, sillones y sillas van a ser tus grandes aliados esta temporada. Puedes arriesgarte con una funda mostaza para tu sofá. Si eres más clásico apuesta por un color rojo burdeos y si te gusta llamar la atención y eres de los de “antes muerto que sencillo” entonces el rojo vivo, la apuesta más arriesgada de la temporada para decoración, te va a encantar.

Para tu dormitorio

Las colchas bouti siguen siendo tendencia y le ganan un poco más de terreno a las fundas nórdicas, al menos en las zonas de España menos frías. Mientras que en el norte y en el interior las fundas nórdicas son cada vez más populares, en las costas mediterráneas las colchas bouti hacen furor.

colcha-bouti
Colcha Boutí

Para los más románticos los tonos pastel están de moda, por lo que pueden disfrutar de la suavidad de un malva o de un lavanda en su habitación. Este tipo de colores quedan muy bien con todas las decoraciones y son aptos para cualquier estilo de cama.

Funda Nórdica

Para los más modernos las colchas con estampados en verde o en mostaza le darán a la habitación color y un toque de rebeldía al usar tonos que parecían, hasta ahora, reservados para el verano. Algunas colecciones han apostado por ellos en sus catálogos de otoño y seguro que aquellos que creen que la primavera es un estado de ánimo lo van a agradecer.

La regla de tres en tu hogar

Cuando hablamos de la regla de tres en decoración no nos estamos refiriendo a la regla matemática que todos aprendimos en el colegio, sino a una norma clara a la hora de combinar colores: nunca más de tres tonos principales en una habitación.

Combinar colores es una de las cosas más difíciles para la mayoría de las personas a la hora de decorar sus casas y es fácil caer en los excesos que hacen que los ambientes se vean recargados y poco agradecidos. Por eso, la recomendación de no usar más de tres tonos principales en una habitación aunque también sería correcto usar exclusivamente dos colores destacados y un par de ellos accesorios.

Esto no quita de que pueda haber algún color más que pueda aparecer como parte de un estampado en un cojín, por ejemplo, pero siempre de manera anecdótica, como una pequeña pincelada y sin tener un carácter protagonista.

De los tres colores, uno tiene que ser el que siente las bases y los otros dos los que lo acompañen. Por ejemplo, en la sala de estar, el color que sentará las bases será el principal del sofá, que debería ser también el principal de las cortinas. Por ejemplo, si se escoge un sofá en un color clásico marrón, las cortinas pueden ser de otro tono más claro, pero deberían de tener ese color marrón en su estampado.

En la habitación, las bases las sienta la cortina ya que las colchas se pueden variar. El tono de la cortina debería de estar presente en el estampado de la colcha como uno de los tonos principales. Si las cortinas son blancas, es bueno que la base de la colcha sea blanca aunque tenga algún dibujo en color.

Esta regla universal es independiente de modas y de temporadas y garantiza que se le va a dar un equilibrio a cada habitación, consiguiendo así decorar con éxito sin tener que ser profesionales. Aunque está pensada para aplicarse en cada habitación, hay quién va más allá y la aplica en la casa, usando un color base para todas las habitaciones que sirve de nexo de unión, aunque pueda cambiar el segundo tono con el que se combine (o el tercero si se opta por tres, que sería el máximo).

Imprescindibles para la vuelta al cole de tus hijos

La vuelta al cole es, cada año, un reto para los padres pero también para los niños que deben de dejar a un lado el sol, la piscina, la playa y el poder tener horarios más o menos libres para regresar a los madrugones y a la rutina del colegio y las actividades extraescolares.

Para los padres es el momento de hacer inventario y ver qué es lo que necesitan para el principio de curso y esto no se traduce tan solo en libros o en ropa para el colegio, sino también en la ropa de cama para su habitación.

Un buen descanso, clave para un buen rendimiento

Todos necesitamos descansar bien pero los niños lo necesitan más que nadie ya que están en pleno desarrollo. Su cerebro está sometido a gran actividad, todo para ellos es nuevo y todo supone un crecimiento y un aprendizaje. Los expertos recomiendan que antes de comenzar las clases, aproximadamente entre una semana y diez días antes, se comiencen a adaptar los horarios del niño progresivamente a lo que serán sus horarios durante el curso.

Cada día, el niño se acostará un poco antes y se levantará algo más temprano hasta que unos pocos días antes de comenzar el colegio ya esté adaptado a su nuevo horario. Así, los primeros días no serán tan complicados.

Respecto a su ropa de cama poco a poco habrá que dejar de lado las sábanas finas de verano y comenzar a usar otras más gruesas. Cuando llegue el frío, las sábanas de franela son las más adecuadas para los más pequeños ya que son de algodón y este material respeta su piel. Para los que ya son más crecidos se puede apostar por tejidos cálidos como la coralina que, pese a ser sintéticos, tienen una gran calidad y permiten la transpiración.

Si el niño tiene la temperatura perfecta en su cama dormirá mucho más tranquilo y a gusto y su descanso será más reconfortante. Por eso hay que saber cuándo es el momento de ir introduciendo nuevas prendas en su cama.

Este curso, aprendemos a dormir solitos

Cuando el niño crece tiene que aprender a dormir en su cama y a hacerlo solito toda la noche. Y con esto no nos referimos tan solo a que el pequeño debe de acostumbrarse a no ir a la cama de sus papás de forma natural y progresiva, sino que también debe de dormir sin necesidad de que los padres tengan que acudir a su cuarto a vigilar si está bien arropado o si no se ha caído de la cama.

Los sacos nórdicos para dormir son una excelente herramienta para este aprendizaje. El niño se mete a dormir en el interior de su saco, se cierra la cremallera y se sentirá seguro y bien arropado. No quitará las mantas por la noche y tampoco será tan fácil que se caiga de la cama (aunque no es imposible). Así, el niño se sentirá seguro y los papás también podrán dormir sabiendo que no se destapará durante el sueño.

saco-nordico-pirate-jvr

Y el fin de semana, ¡¡nos traemos a los nuevos amigos!!

Lo mejor del colegio está en volver a ver a los amigos, con muchos de los cuales no se ha estado en contacto durante todo el verano. Y también conocer a nuevos compañeros. Si es el primer año que el niño va al colegio comenzará a socializar con mucha gente nueva y es normal que empiece a recibir invitaciones para ir a cumpleaños o para dormir en casa de su mejor amigo. Lógicamente, el también querrá corresponder y traer a su cuarto a sus amigos.

Improvisar una cama para un pequeño invitado es fácil. Hoy hay puffs muy prácticos que son en realidad colchonetas plegadas o incluso colchones que se pueden hinchar y que no ocupan nada de espacio cuando no tienen aire. Pero hay que tener siempre a mano ropa de cama extra para invitados.

Los sacos nórdicos de los que hemos hablado son una buena elección para que los invitados puedan dormir cómodos sin tener que usar nada más que el saco y el relleno en vez de sábanas, mantas y colchas. Pero también se puede tener alguna ropa de cama del tamaño de la cama de invitados y específicamente pensada para ellos.

También se puede optar por soluciones imaginativas como una acampada. Para eso solo se necesita un nórdico para poner sobre la alfombra del salón y mantas para cubrir a los pequeños “campistas”. Este tipo de soluciones es perfecto cuando se invita a varios niños, ya que se acomodan todos sin necesidad de camas y a la vez es cómodo y les encanta. Contar con un nórdico para este tipo de acampadas es tan fácil como relegar el viejo de la cama de matrimonio, aprovechando así para renovarlo por uno de más calidad.

Objetivo vuelta al trabajo: descansar mejor

¿Se te acaban las vacaciones y es el momento de volver al trabajo? No somos una página de autoayuda, así que no vamos a negar que entendemos perfectamente que te sientas un poco deprimido o deprimida y hasta creemos que estás en tu derecho.

Pero sí podemos ayudarte en nuestro terreno y eso incluye echarte una mano para que la vuelta al trabajo sea un poco menos dura gracias a conseguir un descanso reparador que aporte las energías que necesitas para afrontar el día con éxito.

Si hablas con tus compañeros de trabajo seguro que muchos coinciden en que duermen mal y que llegan al trabajo casi arrastrándose por que se sienten agotados e incluso doloridos. Según avanza la semana esto empeora y no son pocos los que están deseando que llegue el fin de semana para poder dormir a pierna suelta.

Pero, ¿por qué se duerme tal mal? Podemos resumirlo en tres causas principales: el estrés, los malos hábitos de horarios y las camas poco apropiadas. Y es este último campo en el que podemos echaros una mano para que vuestro sueño sea un poco más reparador.

Una habitación que invita a dormir

Una habitación es un lugar en el que hay una cama, tal vez un armario, mesillas y cómodas. Debería de ser un lugar que invite a dormir. Pero, por desgracia, en las habitaciones también hay otros elementos que impiden que la habitación sea un remanso de paz.

  • Los lugares de estudio y trabajo: Muchas personas tienen en su habitación su mesa de estudio. Tener un despacho independiente no es algo factible en muchas viviendas y por eso todo se comprime en una sola habitación. Si no es posible tener un estudio, al menos separa los momentos de estudio de los de sueño.

Siempre que sea posible, tras acabar las tareas recoge bien la mesa y date un pequeño respiro antes de acostarte. Si el ambiente de la habitación está cargado es buena idea abrir un poco la ventana mientras nos preparamos un cacao en la cocina. Cinco minutos bastan para renovar el aire, algo muy importante si nos hemos pasado muchas horas en el escritorio.

  • Una habitación muy recargada: Con frecuencia confundimos el que algo esté bien decorado con el hecho de que esté recargado. Las habitaciones más relajantes son aquellas que no se ven abarrotadas de cosas, sino ordenadas y con lo justo y necesario, permitiendo moverse con comodidad por ella.

Está demostrado que una habitación muy recargada o con colores muy vivos no invita al relax necesario antes del sueño. Opta por colores pastel o tonos suaves, incluso puedes apostar por el minimalismo blanco tan de moda. Esto no es solo para las paredes y muebles, también para la ropa de la cama.

Cama y ropa de cama

La cama tiene que proporcionar un buen descanso para dormir correctamente. Si tu cama te resulta incómoda pero no puedes permitirte comprar un colchón nuevo puedes comprar un colchoncillo de viscoelástica o de plumas para darle a tu cama ese extra de confort que necesitas. La viscoelástica te ayudará proporcionándote una sensación envolvente muy agradable pero si tu cama te resulta dura y quieres que sea un poco más acogedora, apuesta por los colchoncillos de plumas.

La ropa de cama también es importante, ya que tiene que ser adecuada para el momento del año en el que se esté. Para cuando vuelvas al trabajo seguro que todavía hace calor, así que apuesta por las sábanas de algodón fresco cien por cien o por el algodón tergal. Verás como te sientes mucho más a gusto al acostarte. Si por la noche ya refresca, usa una colcha bouti para estar a gusto y así tendrás la temperatura ideal para descansar toda la noche sin sentirte húmedo por el sudor.

Ver todas las colchas bouti

Una vez que comience a hacer frío te recomendamos los edredones nórdicos. Estos son muy agradables ya que dan el calor que hace falta pero sin pesar. Y si eres de los que quieres la cama al estilo tradicional, puedes usar el edredón como si fuera una manta y colocar por encima una colcha edredón.

Las almohadas también son muy importantes para el descanso. Hay personas que necesitan una almohada muy alta porque duermen boca arriba. Otros quieren una almohada muy baja porque duermen boca abajo, mientra que aquellos que descansan principalmente de lado optan por almohadas intermedias.

Hoy existen muchos materiales para las almohadas, viscoelástica para quienes quieren firmeza pero adaptabilidad o plumas para los que apuestan por las sensaciones más suaves. Los materiales sintéticos también dan buenos resultados si son de buena calidad.

Para las personas que necesitan un mayor soporte debido a los problemas que puedan tener en las cervicales, cuentan con almohadas específicas que les ayudarán a tener un descanso más profundo.

Imprescindibles para que tu terraza sea la más bonita del vecindario

1) Un mobiliario adecuado.

El mobiliario es imprescindible para que la terraza se vea bonita y bien decorada, pero no tiene por qué ser un mobiliario caro. A veces, es mejor tener buenas ideas para combinarlo que tener mucho dinero para comprar todo lo que se ve en una revista.

Pero lo imprescindible en tu terraza serán sofás para sentarse, una mesa de centro grande en la que poder poner las cosas de picoteo y la bebida y un par de mesitas auxiliares que tanto pueden valer para apoyar vasos como para colocar iluminación indirecta durante la noche.

Si la terraza es suficientemente grande puedes apostar también por un columpio. Los columpios de terraza o jardín son un éxito seguro y a todo el mundo les encanta. Son perfectos para citas románticas en las que te podrás sentir muy a gusto.

2) Cojines decorativos como principal atractivo.

Los cojines pueden hacer que cualquier habitación se vea acogedora y agradable. Usa cojines de diferentes tonos para crear un ambiente informal y divertido o cojines combinados para dar una apariencia un poco más elegante.

Incluso puedes utilizar los cojines para crear una zona chill out en el suelo, donde la gente pueda recostarse cómodamente mientras disfrutan de una copa y de una conversación animada hasta altas horas de la noche.

Si combinas la zona de cojines con decoración de velas el espacio será muy especial y seguro que se convierte en el favorito cuando os reunáis pocas personas y queráis mantener una charla relajada. Pero seguro que también tus hijos disfrutarán de la zona de cojines para sus siestas, pudiendo gozar así del aire mientras duermen un poco en las horas más cálidas del verano y cogen fuerzas para seguir jugando.

3) ¡Vivan las colchas multiusos!:

Amueblar una terraza no tiene por qué ser caro. Puedes coger el viejo sofá de tu sala de estar que por fin has renovado y ponerle una colcha multiusos por encima. Le estarás dando una apariencia muy informal y atractiva al sofá y a la vez se verá totalmente distinto a como era antes.

Las colchas multiusos también valen para dar uniformidad al mobiliario. Si se reciclan diferentes sofás o sillones pero se usan colchas similares para cubrirlos, todo se verá bien compaginado y la decoración será llamativa, original y moderna.

Puedes usar diferentes colchas para crear ambientes variados. Las que tienen fondo blanco son ideales para el verano, porque darán un ambiente más fresco, mientras que los más oscuros pueden casar mejor con la imagen cálida de una terraza de invierno.

Además de las colchas multiusos, en invierno también es buena idea poner mantas de pequeño tamaño para que las personas que así lo deseen se tapen mientras se toman un café o un sabroso chocolate al aire libre.

4) Alfombras para el invierno:

Si la terraza es cubierta durante el invierno puedes evitar que se vea demasiado fría gracias a las alfombras. Las alfombras darán ese toque de calidez necesario para que la terraza no solo gane en apariencia, sino también sea mucho más funcional.

Los niños podrán jugar sobre la alfombra sin problemas, ya que el suelo de las terrazas suele ser muy frío. Y, para las reuniones con amigos, serán ese toque que marca la diferencia pudiendo estar mucho más a gusto y sentirse como en la sala, pero con las ventajas de estar en el exterior.

Las alfombras de lana virgen con las más atractivas y suaves. En nuestro catálogo puedes ver algunos modelos muy coloridos y atractivos que convertirán tu terraza en el lugar más especial de la casa y al que todos tus amigos querrán ir nada más llegar a visitarte.

5) Siempre la mejor temperatura:

Si de verdad quieres aprovechar tu terraza tienes que conseguir que siempre esté a la temperatura adecuada. Durante el verano puedes instalar algunos ventiladores o aparatos de aire acondicionado portátiles. Por el invierno puedes usar los mismos aparatos o puedes apostar por las estufas de exterior del estilo de las que existen en hostelería.

De esta forma podrás usar tu terraza tanto en verano como en invierno y la disfrutarás durante todo el año. Los toldos o las cubiertas no permanentes suelen estar permitidas en todos los edificios y te ayudarán no solo a evitar el sol o la lluvia, también a ganar un poco más de intimidad para poder crear el ambiente perfecto.

Si la terraza es cerrada siempre puede instalarse la calefacción o el sistema de climatización que se haya colocado en el resto de la casa. En cualquier caso, siempre hay formas de conseguir dar a una terraza una temperatura agradable para que sea factible estar en ella en cualquier momento del año y hacerlo ayudará a aprovechar al máximo ese espacio de la casa que, a menudo, está muy desaprovechado.

Enamórate de nuevo de tu hogar, renovando los textiles

¿Has experimentado alguna vez la sensación de que te aburre tu casa? Si es así no te preocupes, es algo normal y a todos nos ha pasado en alguna ocasión. Antes, lo habitual era decorar la casa cuando la pareja se casaba y esa decoración era la que les acompañaba para toda la vida. Solo se cambiaba un mueble si rompía por algún accidente o mal uso.

Pero hoy, la manera de entender la casa ha cambiado y hay modas que hacen que nos apetezca renovar y cambiar muchos aspectos del hogar. Evidentemente, no vamos a cambiar los muebles de la casa cada temporada, pero para quienes les gusta que todo cambie de aspecto, renovar los textiles es la mejor solución cuando la decoración ya comienza a aburrir.

Un truco para que tu decoración te aburra un poco  menos es cambiarla, usando una para el verano y otra para el invierno. Además, podrás utilizar textiles más adecuados a cada temperatura. Como solo estará puesta unos meses, no te cansarás de ella y podrás aprovecharla varias temporadas ya sea total o parcialmente.

Renueva tu salón de cara al otoño

Si quieres darle un aire nuevo a tu salón lo primero que tienes que cambiar son las cortinas y las alfombras. Si modificas estas dos cosas la habitación se verá ya muy diferente. Para el verano apuesta por las cortinas finas, estilo visillo y durante el invierno por los cortinones gruesos.

cortina-zanzibar-canete

En cuanto a las alfombras, para el invierno las de lana o cualquier alfombra de pelo puede resultar perfecta mientras que en verano o bien se apuesta por dejar el suelo al descubierto o bien por colocar alfombras de tejidos naturales, como el sisal o el bambú.

Y, tras esto, cabe preguntarse qué es lo que más destaca en el salón tras estos dos textiles. Y la respuesta, en la mayoría de los hogares, es el sofá. Cambiar el sofá con frecuencia no es factible, y menos si se quiere variar cada temporada, pero sí se pueden usar fundas para sofá para crear ambientes muy diferentes. Colores claros y frescos para el verano y otros tonos más oscuros para el invierno.

En verano puedes completar la decoración del sofá con algún fulard mientras que en el invierno puedes utilizar mantas plaid. Las fundas de los cojines pueden cambiarse en función de la decoración elegida cada temporada.

Una habitación perfecta para el nuevo curso

Y sin con estos pequeños detalles logras volver a enamorarte de tu salón, tu habitación también puede renovarse con unos pequeños detalles relacionados con los textiles. La base vuelve a ser cambiar las cortinas, que son una pieza fundamental de la decoración.

Una vez que se han escogido cortinas más gruesas o doble cortina para la habitación llega el momento de elegir la colcha o la funda nórdica para la cama. En verano puedes apostar por las colchas bouti o las colchas de verano mientras que en invierno son más recomendables los edredones o las fundas nórdicas. En cualquier caso, encontrarás muchos modelos en nuestro catálogo para que escojas los que mejor se adapten a tu habitación.

cubrecama-korseon-revert

Un truco para poder combinar mucho mejor los textiles de tu habitación está en que las cortinas sean en tonos lisos, así siempre tendrás más juego a la hora de escoger los cobertores para la cama, que podrán tener diferentes estampados o pueden ser lisos en un tono en contraste.

No olvides que la pintura de las paredes es muy importante a la hora de elegir los textiles tanto de la sala como de la habitación y debes de tenerla en cuenta cuando hagas tus elecciones.

Tu cuarto de baño y tu cocina también pueden cambiar

Es cierto que el cuarto de baño y la cocina dependen más que nada de los alicatados y de los muebles escogidos que de los textiles. Pero esto no quiere decir que no puedan influir en la decoración aportando su toque.

Elementos como las cortinas, las toallas o los paños de cocina ayudan a darle un pequeño cambio a la decoración. En la cocina también tienen mucho protagonismo los manteles para la mesa, que muchas veces se dejan puestos todo el día como parte de la decoración y que, por tanto, hay que elegir con tanto cuidado como el resto de los elementos.

Apuesta por las toallas y paños de cocina más informales y coloridos para el verano y usa los tonos lisos para el invierno. Juega con las diferentes combinaciones que se puedan hacer con el color de los muebles de la cocina o de los azulejos del cuarto de baño y consigue así darle a estas habitaciones más luz o una imagen un poco más sobria dependiendo de lo que quieras conseguir en cada ocasión.