Es el momento de redecorar su habitación de juegos

Cuando el bebé deja de ser un bebé y ya es un niño su cuarto de juegos debe de cambiar. Adiós a los peluches como únicos juguetes, también a las mantitas para explorar texturas y hola a los cochecitos, las muñecas, las cocinitas, las pelotas y los bloques para construir.
Con este cambio llega el momento perfecto de redecorar totalmente su habitación y el concepto que tenemos de la misma para que se adapte a sus nuevas necesidades.

Cortinas enrollables

Las cortinas enrollables son muy cómodas y fáciles de manejar, lo que hace que resulten perfectas para las habitaciones de los niños. Las que tienen colores alegres son las que mejor encajan en una habitación de juegos, además, también son las que más gustan a los peques.

Por eso, queremos destacar unas cortinas que, aunque no son infantiles, encajan muy bien en estas habitaciones y en la forma de ver el mundo que tienen los niños. Nos referimos a nuestra colección de cortinas con el sello de la diseñadora Agatha Ruiz de la Prada.

Sus colores llamativos y sus diseños llenos de fantasía hacen que estas cortinas sean perfectas para un cuarto de juegos que se renueva, dejando de ser la habitación del bebé para convertirse en la habitación favorita de cualquier niño o niña. Dado que tenemos varios modelos, es fácil encontrar uno que encaje bien con tus gustos y con el resto de decoración de la habitación.

Si se apuesta por unas cortinas más infantiles y tradicionales en nuestra sección de cortinas infantiles se pueden encontrar diferentes modelos que seguro que enamorarán a padres y a niños. Como son por ejemplo; las divertidas cortinas Mickey Let´s Roll de Disney.

Alfombra

Una alfombra es fundamental en una habitación para juegos porque proporcionan calidez y también un espacio para que los niños puedan sentarse en el suelo con la máxima tranquilidad. Pero, evidentemente, no puede ser una alfombra cualquiera, debe ser una que se haya diseñado pensando en ellos.

En nuestra sección de alfombras infantiles encontrarás una selección con modelos muy variados y en todo tipo de colores. Podrás escoger las que más te gusten para la habitación de juegos en función del espacio y la decoración que hayas escogido. Estamos seguros que todos los modelos disponibles fascinarán a tu hijo y se adaptarán muy bien a su ritmo de vida y de juegos.

Uno de los modelos que queremos destacar es el Rayuela de Mora, que hace referencia al clásico juego infantil y que imita un dibujo de tiza sobre el suelo. Un toque original y diferente que quedará muy bien en la habitación de juegos. Por su originalidad, destacamos también el modelo Estrella, también de la firma Mora, que está disponible en distintos colores y que queda muy bien tanto para decorar un rincón de la habitación como para ser la protagonista central.

Almacenaje

En una habitación de juegos es muy importante tener áreas de almacenaje donde el niño pueda guardar todos sus juguetes. Cuanto más sencillas sean estas áreas mejor. A un niño le resultará más fácil guardar todos sus juguetes pequeños en un baúl que hacerlo en un lugar en donde haya que dejarlos más organizados.

Por eso, los baúles suelen formar parte de una habitación de juegos, así como las estanterías con puertas. Las estanterías de cubos, con pequeñas puertas en algunos de ellos, permiten tener todo perfectamente ordenado. La cantidad de juguetes en cada estante es limitada, lo que le ayuda al niño a organizar y a no amontonar en exceso.

Las zonas de almacenaje deben de estar todas en una misma área, para permitir que el niño tenga espacio para sus juegos, pero deben de tener una altura que permita que el niño llegue a todo sin necesitar que nadie le coja las cosas, así aprenderá a ser autosuficiente a la hora de jugar y también a la hora de recoger.

Evita almacenar cosas encima de las estanterías, ya que el niño puede querer cogerlas y acabar cayéndole todo encima. Por este mismo motivo es importante que todos los muebles de almacenaje estén bien anclados a la pared para evitar que vuelquen. Aunque sean bajos, pueden acabar cayendo sobre el niño y hacerle daño.

La decoración

Aunque todo forma parte de la decoración, hasta ahora hemos hablado de aquellos elementos que, además, tienen una utilidad. Los elementos decorativos propiamente dichos, como por ejemplo los cuadros, serán lo que acabe de darle a la habitación infantil ese aire que estamos buscando.

Una alternativa a los cuadros son los vinilos, que permiten darle a toda la habitación una ambientación, por ejemplo, de cuento de hadas o de bosque encantado. Por poco dinero y un poco de esfuerzo para colocarlos, se puede conseguir un resultado muy original y bonito.

Cada cuanto tiempo debo cambiar la ropa de cama

Cuando dormimos estamos en contacto directo con la ropa de cama. Esto hace que la piel muerta y el sudor se acumulen en las fibras de las sábanas, propiciando así la aparición de grandes cantidades de ácaros. A esto hay que añadirle suciedad, como por ejemplo restos de cosméticos o polvo.

¿Cómo podemos estar seguros de que dormimos en una cama saludable y no en una fuente de ácaros y de posibles bacterias? Los expertos nos dan respuesta a esta pregunta.

Las sábanas

La frecuencia con la que hay que lavar las sábanas va a depender y mucho de nuestros hábitos. Si se duerme con pijama y la persona se ducha antes de acostarse, es posible que las sábanas puedan estar en buen estado incluso dos semanas. No obstante, se recomienda no llegar a este punto y lavarlas cada semana.

Para las personas que duermen con pijama pero no se duchan antes de dormir, sino por la mañana, las sábanas deben de lavarse cada semana, así se garantizará que están perfectamente limpias. Pero si se duerme desnudo o se está enfermo, entonces lo recomendable es cambiar las sábanas dos veces por semana.

En verano, cuando la gente suda más, esta frecuencia de dos veces por semana es la más recomendable para todo el mundo. Así, la cama siempre estará limpia y muy fresca, por lo que resultará más agradable acostarse.

No se trata solo de la frecuencia con la que se lavan las sábanas, también es importante la temperatura a la que se hace. Y aquí, los expertos recomiendan que sea, como mínimo, a 60 grados. Porque lavar la ropa de la cama en agua fría o a 30 grados, algo habitual, solo eliminará el 30% de los ácaros que estas contienen.

Las almohadas y sus fundas

Las fundas de tela de la almohada que están en contacto con la cabeza se lavan con la misma frecuencia que las sábanas, aunque realmente deberían lavarse más a menudo porque sudamos mucho más por la cabeza y el contacto es mucho más intenso.

Las fundas protectoras de las almohadas se deben de lavar una vez cada dos meses y la almohada dos veces al año. Es importante cambiar las almohadas cada cuatro o cinco años como máximo. Por mucho cariño que le tengamos y muy cómoda que resulte, a partir de este tiempo ya no se garantiza que resulten higiénicas.

Las fundas nórdicas

Las fundas nórdicas, siempre y cuando no se utilicen como sábanas, no necesitan lavarse con excesiva frecuencia. Es suficiente hacerlo dos veces al año, al igual que las colchas y cualquier otro tipo de cobertor.

Sin embargo, si se tienen mascotas que acostumbran a tumbarse sobre la cama o nosotros mismos lo hacemos de manera frecuente para leer, ver la tele o echar la siesta sin deshacerla, entonces lo más recomendable es lavar la funda o la colcha cada mes o cada dos meses dependiendo del uso que se les de.

Las mantas

Mucha gente reconoce que no lava las mantas jamás, ya que para poder hacerlo es necesario ir a la lavandería. Lo mismo ocurre con los rellenos nórdicos. Pero esto no es bueno ya que esta ropa de cama puede acumular ácaros incluso sin estar en contacto con el cuerpo.

Se recomienda que cada tres meses se aireen. Para eso pueden colgarse en el tendal al aire, sin necesidad de lavarlos. Y, una vez al año, se lleven a la lavandería para una limpieza. Esto puede hacerse cuando se van a guardar de una temporada para otra, así no se quedan con el sudor y los ácaros que pueden hacer que cuando se cojan de nuevo a finales del otoño tengan mal olor o manchas amarillentas.

Las fundas de colchón

Las fundas de colchón se encargan de proteger el colchón de manchas y también del sudor que pueda traspasar las sábanas. Se deben de lavar dos veces al año. Incluso se puede tener una funda de verano más fresca y otra de invierno más cálida, y aprovechar el cambio de estación para lavar la que se saca.

Es frecuente que nos de pereza lavar la funda de colchón porque si es integral es mala de poner y de quitar. Para evitar que la pereza acabe haciendo que durmamos en una cama poco higiénica se puede optar por las fundas ajustables, muy parecidas a las bajeras. Se puede colocar una funda integral para proteger el colchón y sobre esta la funda ajustable, que será la que se lave cuando proceda.

A mayores de la limpieza de las fundas se recomienda aspirar el colchón una vez al mes para así eliminar parte de los ácaros que pueda tener. También se recomienda airear la cama a diario, abriéndola y dejándola ventilar unos minutos antes de hacerla de nuevo.

Trucos fáciles para decorar tu terraza a la última

Si tu terraza está vacía y desaprovechada es ahora el momento de decorarla para que se vea bonita y atractiva de cara a la primavera y al verano.

La terraza puede convertirse en el centro de reunión con los amigos, en el espacio de juego para tus hijos o en el lugar de esparcimiento para toda la familia e incluso la mascota.

Pero, en cualquiera de los casos, su aspecto debe de ser acogedor y agradable ya que, de lo contrario, seguirá estando totalmente desaprovechada. Comienza con una mano de pintura y verás cómo va mejorando.

Descubre cómo montar una comunión en casa

Las comuniones DIY (do it yourself o hágalo usted mismo) son tendencia en estos momentos. La gente ha descubierto que organizar ellos mismos la comunión de sus hijos ya no es una cuestión de precios, sino de poder contar con una mayor intimidad y poder hacer las cosas sin horarios y como a uno realmente le apetece.

Y si estás pensando en que hace falta tener una casa unifamiliar para este tipo de celebraciones, no es así, ya que puedes hacerte con ella alquilando una casa rural durante un fin de semana, una opción que permite divertirse de una forma muy especial. Incluso si el tiempo lo permite, se puede alquilar una casa que tenga piscina para que los niños se lo pasen en grande.