consejos-dormir-bien

5 consejos para conseguir un mejor descanso

Con nuestros años de experiencia ofreciendo productos para el hogar, hemos podido atender las demandas de nuestros clientes para mejorar aspectos tanto de la decoración de sus casas como de sus vidas en general pues en gran medida los aspectos externos afectan a nuestro día a día.

Tanto es así que muchos de nuestros productos sirven para mejorar el descanso de toda la familia, teniendo en cuenta sus necesidades y características, y consiguiendo que su día a día sea mucho mejor. Te contamos todos los consejos más efectivos para mejorar el descanso.

5 tips que te ayudarán a descansar mejor

1) Ni frío ni calor

No es que tu habitación deba dejarte indiferente, pero en ella no debe de hacer frío ni tampoco calor. Se trata de que esté siempre a una temperatura agradable y lo mismo ocurre en tu cama. Para conseguir esto utiliza tejidos naturales como el algodón cien por cien o el tergal durante el verano y los más cálidos y térmicos durante el invierno. Los nórdicos son muy importantes para conseguir el máximo de calor sin tener peso.

Muchas parejas no tienen las mismas necesidades de calor a la hora de dormir y lo que para unos es suficientemente cálido para otros es totalmente insuficiente. Por eso, cada vez es más frecuente optar por camas de 160 pero con dos colchones individuales de 80, cada uno de ellos con su ropa de cama. Durante el día, ambos colchones se cubren con una misma colcha para dar una apariencia uniforme.

2) La importancia de la almohada

Para que descansar bien es fundamental un colchón adecuado, pero también lo es tener una buena almohada. Las almohadas viscoelásticas se adaptan muy bien al peso de la cabeza y te permiten descansar sin posturas. Las hay de todos los tipos, desde las cervicales de toda la vida hasta aquellas pensadas para quienes duermen boca abajo y necesitan una almohada muy fina.

La postura a la hora de dormir es muy importante cuando se escoge una almohada. Quienes duermen de lado suelen preferir una almohada ligeramente más alta que quienes duermen boca arriba, que se encuentran cómodos con los modelos cervicales. También la dureza de la almohada es importante para cada persona. Mientras que algunos quieren mucha firmeza otros prefieren sentir como se hunden en ella.

Las almohadas viscoelásticas suelen gustar a todo el mundo porque aunque son firmes, ceden al peso de la cabeza tomando la forma de la persona, por lo que la envuelven sin hundirse en exceso, dando sujeción en donde es necesario.

También las tienes con elementos añadidos como el aloe vera, que aporta relax y frescor a la almohada, ofreciendo un plus de comodidad y de calidad que repercute en un mejor descanso.

3) La higiene y el buen olor

Huelga decir que una habitación limpia y recogida invita a un mejor descanso. El buen olor también es importante. Normalmente, todos lo tenemos en cuenta en la habitación en general, pero a veces nos olvidamos de algo tan importante como la almohada.

Hay personas que sudan mucho por la cabeza y que incluso tras un par de noches usando la almohada ya encuentran que esta huele mal. No se trata de lavarlas a diario, pero sí de buscar una almohada viscoelástica con carbono activo que elimine esos malos olores y que proporcione un mayor frescor. Además, este tipo de carbono también elimina las bacterias y los hongos por lo que hace que la almohada sea mucho más higiénica. Solo habrá que cambiar la funda para disfrutar de una almohada impecable.

4) Los buenos hábitos

Hay ciertos hábitos que son muy buenos para conciliar el sueño. Por ejemplo, dedicar un tiempo a uno mismo justo antes de acostarse es muy relajante y predispone al descanso. Lávate los dientes, date una ducha o aplícate cremas para el cuerpo y el rostro. Mímate un poco antes de ir a la cama y te encontrarás mucho más a gusto contigo mismo.

También puedes realizar otra actividad placentera que te ayude a bajar el ritmo de todo el día. Algunas personas encuentran gratificante un rato de lectura, otras prefieren ver una serie y algunas disfrutan escribiendo sus sensaciones en un diario. Cualquier cosa que te ayude a sentirte bien vale para que esa sensación te acompañe a la cama.

También es importante evitar las bebidas excitantes y las cenas muy copiosas. Cuando hace frío puedes tomar una infusión caliente relajante antes de dormir, te ayudará a cerrar los ojos y descansar toda la noche y no tiene los inconvenientes de la leche, que no a todo el mundo le sienta bien.

5) Los problemas, fuera de la cama

Muchos matrimonios llevan una vida tan ajetreada durante la semana que prácticamente no coinciden en todo el día. Por eso, al llegar la noche suelen comentar los problemas con los hijos, en el trabajo o con las facturas y con frecuencia lo hacen en la cama. Esta es una costumbre muy perjudicial para el sueño porque aunque se deje el tema, el cerebro seguirá dándole vueltas y eso no permitirá dormir bien, sobre todo si hay un tema especialmente espinoso en el aire.

Lo mejor es hablar de ese tipo de cosas antes de la cena, teniendo una reunión la pareja para comentar todo lo que sea necesario. Incluso durante la cena si no se realiza con los hijos o justo en el momento en el que estos se van para la cama. Cuanto más se pueda espaciar esta conversación con la hora de irse a la cama, más fácil será poder desconectar de estas preocupaciones y descansar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *